Las construcciones de muros para protegerse constituyen síntomas de decadencia en los imperios

Enrique Pina, diplomático, politólogo y tenor, se refirió al tema en la conferencia en la que comparó “el imperio romano y el americano”, en Funglode.

cultura-griega

(Santo Domingo, 9 de marzo de 2017).- El doctor en Ciencias Políticas Enrique Pina considera un síntoma de decadencia en un imperio la decisión de construir muros para “protegerse”. El analista hizo la reflexión durante la conferencia que ofreció en la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), con el tema: “Las similitudes y diferencias entre el Imperio Romano y el Imperio Americano”.

En la charla que tuvo como escenario el Auditorio de Funglode, el diplomático y también tenor comparó desde diferentes perspectivas ambos imperios, y se refirió al tema de los “muros” cuando se enfocó en “La decadencia del imperio”.

“Como en la mayoría de todos los ciclos de vida, la madurez es lo que precede a la decadencia y al final de las cosas”, afirmó, para introducir su reflexión. Y a seguidas señaló un síntoma de madurez del imperio romano, el cual se dio, dijo, “cuando los emperadores dejaron de ser necesariamente provenientes de la península itálica y empezaron a provenir de otras partes del imperio, como lo es el caso de los emperadores de la Hispania: Trajano, Adriano y Teodosio”.

El hecho lo comparó con la elección en Estados Unidos de un presidente afroamericano. “Es de por si un síntoma de madurez que abre las posibilidades a que un mañana venga elegido un presidente de origen latinoamericano. Otra característica similar es la relativa a la invasión de los bárbaros durante el tardo imperio romano”.

El factor inmigración lo vinculó también al fenómeno: “Hay la creencia errónea de que los bárbaros invadían el imperio para destruirlo, como fue el caso específico de los Visigodos con Alarico (410 d. C) o de las tribus escandinavas de los Vándalos (455 d. C.). La mayoría de los barbaros invadían el imperio para gozar de los beneficios de aquellos que hacían parte de él”.

Es de esa misma manera, afirmó Pina, que hoy los emigrantes indocumentados lo hacen entrando ilegalmente en Estados Unidos.

“Cuando Roma estaba en su esplendor nunca pensó en construir murallas para defender sus dominios, pero cuando empezó a percibir su debilidad, comenzó a construir murallas para defenderse, como el Muro de Adriano que partía Inglaterra en dos, de la misma manera en que Donald Trump propone construir un muro entre México y los Estados Unidos”, manifestó el doctor en Ciencias Políticas con especialización en Política Internacional por la Primera Universidad de Roma, La Sapienza.

En la introducción de su exposición resaltó que quien ha tenido la oportunidad de visitar la que fue la capital del Imperio Romano, Roma, y también ha visitado la “capital del Imperio Americano, Washington; DC, “habrá seguramente notado que en ambas ciudades hay un Capitolio, y que en cada una de ellas fue y es hoy el centro del Poder, que el Monumento a Jefferson tiene una gran similitud con el Panteón de Agripa en Roma aunque sea de dimensiones más modestas que en Washington.

También se refirió a otras “similitudes” de dichos imperios. Hizo el símil entre la “diplomacia” de las legiones romanas y la diplomacia de los portaviones americanos en las costas”, y lo que denominó “la gula romana y la gula americana”, evidentes, en su opinión, en los banquetes fastuosos de los romanos y las enormes porciones que se sirven en las comidas “americanas”.

Nathanael Concepción, director del Observatorio Político Dominicano, una iniciativa de Funglode, introdujo el encuentro ponderando el aporte de Pina, con su visión cosmopolita sobre el tema, por su formación cultural y científica. Agradeció que escogiera el escenario de un centro de pensamiento como Funglode para compartir sus ideas sobre temas que cobran tanta actualidad en la coyuntura geopolítica que vive el siglo XXI.

A la crítica y curadora de arte Lilian Carrasco correspondió la presentación de Pina, de quien destacó sus grandes conocimientos sobre el Imperio Romano y el legado que en todos los sentidos sigue vigente, a través de monumentos y registros históricos. También alabó su dedicación y esmero, al plantearse análisis como el expuesto, para que el público pueda entender mejor los procesos que vive e inciden en su entorno directa o indirectamente.

dejar un comentario

Campos marcados con (*) son requeridos.