La Ley de Derecho Internacional Privado traerá cambios de paradigmas a la República Dominicana

El proyecto de ley fue analizado en un panel conformado por José Carlos Fernández Rozas, Edynson Alarcón, Fabiola Medina y Servio Tulio Castaños Guzmán en Funglode. Marco Herrera moderó el conversatorio

Un panel de expertos coincidió en la necesidad de que la República Dominicana cuente con una Ley de Derecho Internacional Privado, por lo que urgieron el conocimiento y debate, con miras a su aprobación, de un proyecto de ley elaborado con la participación juristas de diferentes instancias.

En el panel ¿Por qué la República Dominicana necesita una?, participaron José Carlos Fernández Rozas, director del departamento de Derecho Internacional Privado y Público de la Universidad Complutense de Madrid (UCM); Edynson Alarcon, juez de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Distrito Nacional; Fabiola Medina, socia fundadora del Despacho Jurídico Medina & Risek, y Servio Tulio Castaños Guzmán, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS). Marco Herrera, director ejecutivo de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode).

Los panelistas analizaron el proyecto de Ley, en cuya redacción han participado, con Funglode como ente aglutinador.

El Dr. Fernández Rozas destacó que con una economía como la dominicana, que tiene una gran dependencia de la inversión extranjera, y con comunidades de inmigrantes y emigrantes, así como intercambios comerciales importantes, y una potente industria turísti ca, resulta un imperativo contar con la Ley de Derecho Internacional Privado.

Destacó la ventaja de contar con una propuesta que ha tomado en cuenta errores y aciertos de legislaciones de otros países, para lograr una pieza legislativa depurada, que da respuesta real a las necesidades del país y sus ciudadanos, y de quienes residen legítimamente en él.

En opinión del reputado jurista, el Código Bustamante cumplió su papel y ha llegado el momento en que el país cuenta con una legislación moderna, “aplatanada”, con un “toque caribeño y latinoamericano”. Se trata, apuntó, de dotar al país de una ley que garantice que a los dominicanos se les trate aquí como se les trata en el exterior.

Herrera presentó al juez Alarcón tras la disertación del jurista español, destacando los aportes del magistrado “para darle un componente pragmático al proyecto”.

En su intervención, el juez refirió la “inestabilidad” en torno al tema, por la ausencia de una ley, con el agravante de que los jueces están obligados a fallar los casos que se les presentan. Refirió dos casos, a modo de ejemplo, para evidencia la dificultad de tomar decisiones. Uno de ellos es el de un comerciante importador que firmó un contrato para traer motocicletas de China. La litis se presentó cuando en lugar de motocicletas llegaron piezas usadas de éstas, y en el conflicto media un contrato que estipula la aplicación del derecho chino ante un conflicto.

Otro caso que puso como ejemplo fue el de una dominicana casada en Barcelona con un catalán y residente aquí. El matrimonio derivó en un proceso de divorcio que ella entabló en República Dominicana y que en principio el demandado aceptó, hasta que salió a relucir que en Cataluña impera la separación de bienes y aquí la mancomunidad de bienes. El dilema es con cuál de las dos debe decidirse una dificultad que, subrayó Alarcón, no existiría si se contara con una ley clara, precisa.

La aprobación de la citada ley, como se ha concebido, facilitará por mucho el trabajo de los abogados litigantes, destacó en su intervención Fabiola Medina, socia fundadora de la oficina Medina & Rizek. Argumentó que como practicante del derecho corporativo, la ley propiciará un cambio de paradigma.

Valoró los aportes que hará la legislación para las decisiones de carácter patrimonial, y la abolición de la “ley de divorcio al vapor”, que traería su puesta en vigencia. Se ha contemplado, explicó, que al momento de firmar el contrato del matrimonio se pueda escoger el mecanismo legal por el que se podrían separar.

Por su lado, Castaño Guzmán también resaltó la calidad del proyecto y la forma en que da respuesta a los cambios que ha experimentado el país, tanto desde el punto de vista de su apertura económica como de su inserción en esquemas de integración regionales. La ausencia de una ley como la ponderada, manifestó, tiene como consecuencia una falta de seguridad de jurídica.

Jurista y politólogo, el vicepresidente de la Finjus coincidió con Fernández Rozas en que el Código Bustamante ha quedado obsoleto.

El doctor Marco Villamán, rector del Instituto Global de Altos Estudios en Ciencias Sociales (IGLOBAL), pronunció las palabras de introducción a la actividad, y puso de manifestó la integración entidades y personalidades de prestigio en la iniciativa, de la mano de Funglode.

El consultor jurídico del Poder Ejecutivo, César Pina Toribio, y el presidente de la Cámara de Diputados, Abel Martínez, formaron parte del auditorio, junto a un grupo de senadores, abogados, diplomáticos y especialistas en relaciones internacionales.

Descargar el proyecto de ley aquí.

Los interesados pueden remitir sus opiniones a los emails de los miembros de la secretaria técnica de la comisión redactora del proyecto:

[email protected] | [email protected] | [email protected].

dejar un comentario

Campos marcados con (*) son requeridos.