Especialistas en violencia de Colombia y Francia ven con preocupación la repercusión en el mundo del fenómeno que afecta a países de África, Asia y Europa.

El politólogo Eduardo Pizarro y el sociólogo Yvon Le Bot hablaron durante el café Filó de la Biblioteca Juan Bosch de Funglode “Salir de la violencia extrema: las experiencias de América Latina y Europa en el contexto actual”,

cafe filo violencia extrema

(Santo Domingo, 15 de febrero de 2017). Durante el desarrollo del Café Filó “Salir de la violencia extrema: las experiencias de América Latina y Europa en el contexto actual”, el sociólogo Yvon Le Bot y el politólogo Eduardo Pizarro coincidieron en que la violencia extrema que afecta actualmente a países de África, Asia y Europa tiene una  gran repercusión  en el mundo.

Pizarro, quien fue uno de los principales actores en la Mesa de Paz entre el gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el período 2014-2015, dijo que la guerra entre el mundo musulmán y el mundo cristiano, y otras corrientes radicales ha provocado una gran migración que afecta el entorno europeo del mar mediterráneo.

El encuentro fue organizado este miércoles 15, por el Centro de Estudios de la Francofonía y el Centro de Estudios de Seguridad y Defensa (CESEDE), de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), en la Biblioteca Juan Bosch.

El profesor de la Universidad Nacional de Colombia sostuvo que en el territorio europeo  se está rechazando la migración. “Muchos sectores en Europa están mirando esta llegada de los refugiados como una amenaza a la cultura europea y está generando una divergencia de populismo de extrema derecha frente a este fenómeno que está igualmente provocando muchas tensiones políticas”, manifestó.

Al referirse al cierre de puertas del presidente estadounidense Donald Trump a ciudadanos provenientes de siete  países musulmanes, dijo que “esta política va a agudizar las tensiones internacionales y seguramente va a generar mucho resentimiento en el mundo árabe- musulmán”.

Por su lado, el sociólogo Yvon Le Bot se refirió a los ataques yihadistas que se han producido en  Francia y cómo ha respondido y ponderó la respuesta que ha dado el país, con un programa de “desradicalización yihadista”, el cual busca detener la radicalización de jóvenes franceses.

El co-titular de la Cátedra Destinos Mundiales de América Latina del Collège d’Etudes Mondiales (FMSH, Francia)  ve como preocupante  la situación de violencia que enfrenta la humanidad. “Hemos entrado a un mundo muy peligroso y esto se ha acelerado mucho en las últimas semanas”, argumentó.

Al referirse a  la violencia en América Latina, dijo que en esta región no se da el tipo de violencia yihadista, porque las violencias extremas y el terror practicados por los narcotraficantes  no buscan  transformar ni radicalizar el mundo, ni descansan sobre la idea del sacrificio.

La socióloga Laura Faxas, ex embajadora dominicana ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO)  y Francia, ofreció las palabras de apertura en el encuentro. Dijo que en América Latina es una prioridad trabajar temas sobre  violencia extrema para así impulsar políticas de derecho al respeto ciudadano y de preservación de la seguridad, para que las generaciones futuras tengan un espacio de paz.

Claire Guillemin, directora del Centro de Estudios de la Civilización Francesa y la Francofonía, y Josefina Reynoso, directora del CESEDE fungieron como moderadoras del encuentro.

Pizarro y Le Bot vinieron al país a  participar en el Coloquio: “Crisis y desafíos de la democracia representativa: miradas cruzadas Europa-América Latina” organizado junto a la Cátedra “Destinos Mundiales de América Latina” del Colegio de Estudios Mundiales de la Fondation Maison des Sciences de l’Homme de París y  la  Cátedra UNESCO/IGLOBAL en “Ciencias sociales, políticas públicas y gobernabilidad democrática”.

En su exposición en el coloquio, Pizarro se refirió a las Tendencias y desafíos de la criminalidad en América Latina. Al respecto, dijo que “a pesar de que el conflicto armado en Colombia -el último que persistía en el continente-, está en proceso de resolución, América Latina y el Caribe constituyen hoy en día la región más violenta del mundo. Con solamente el 9% de la población mundial, es responsable del 33% de los homicidios globales. Aun cuando la violencia está desigualmente distribuida, el fenómeno está afectando no solamente a la población victimizada, sino, igualmente, las tasas de crecimiento económico, la confianza interindividual, la confianza en las instituciones y, en último término, está fragilizando los propios regímenes democráticos y el estado de derecho”.

Le Bot, analizó en el coloquio el tema de las “Violencias, salidas de la violencia, movimientos sociales”. Para de su intervención se enfocó en varios aspectos de la violencia:

“América latina es conocida por sus guerrillas y sus dictaduras acompañadas de represiones sangrientas, y en varios casos de un terrorismo de Estado. Con raras excepciones, unas y otras se extinguieron hace ya un cuarto de siglo.  La desaparición de las guerrillas y dictaduras no significó, sin embargo, el fin de las violencias. En algunos países de América central (Guatemala, El Salvador) la tasa de homicidios está hoy más elevada que en la época de los conflictos armados internos.

Las violencias revolucionarias y contra-revolucionarias fueron reemplazadas por violencias en las cuales se mezclan, en dosis variadas, dimensiones políticas y mafiosas. En Colombia, la transformación se efectuó a partir de los años 1980 en el seno mismo del conflicto armado, lo que es una de las causas de su prolongación hasta hoy”.

 

 

 

 

 

dejar un comentario

Campos marcados con (*) son requeridos.