El Anuario de Propiedad Intelectual Dominicana 2019 ofrece nuevas miradas sobre la propiedad intelectual en sus múltiples facetas

El contenido de la publicación, que estará disponible en su versión digital e impresa próximamente, fue comentado por los colaboradores de la entrega 2019 en un conversatorio organizado en Funglode, institución que sustenta la producción académica, dirigida por la abogada Ana Carolina Blanco Haché.

Slide Anudopi 2019

SANTO DOMINGO.- En un conversatorio sobre la edición 2019 del Anuario de Propiedad Intelectual Dominicano (Anudopi), su directora, Ana Carolina Blanco Haché, resaltó los aportes de la publicación sobre temas de vanguardia como lo es el uso de las tecnologías para proteger el derecho de los autores y de los titulares de signos distintivos y patentes. Además de legislaciones y tratados que buscan proteger derechos de comunidades indigenas en cuanto a sus conocimientos tradicionales y reflexión de cómo proteger a elementos culturales en la moda.

La iniciativa de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode) forma parte del catálogo de Editorial Funglode con el apoyo del Observatorio Judicial Dominicano (OJD).

La jurista, especializada en derechos de propiedad intelectual, dio constancia de la calidad de los temas que se abordan en el texto, que será publicado próximamente en formato impreso y digital. Este último en la página de Anudopi (anudopi.funglode.org).

Junto a Blanco Haché presidieron la mesa tres de los autores de la nueva edición del texto: Magdalena Almonte, Marializ de León Despradel y Melissa Marrero Severino.

Almonte compartió su visión sobre el tema que expone en Anudopi 2019: “Blockchain y propiedad intelectual: posibles usos y avances en su aplicación”. Comparte su texto en el panel.

La editora destacó el aporte de Almonte sobre las ventajas que podría brindar la tecnología blockchain para la propiedad intelectual “pues permite más seguridad en la transmisión de datos y podría ser utilizado como medio de prueba para procedimientos administrativos y judiciales lo cual conllevaría a una ruptura del sistema actual centralizado por el Estado”.

Marrero Severino reflexionó en el panel sobre su artículo, titulado “Apropiación cultural en la industria de la moda: ¿Inspiración o plagio?”, en el que habla de las expresiones culturales y de la originalidad y la novedad como requisitos para la protección por propiedad intelectual, lo que ha facilitado a la industria de la moda apoderarse de estas expresiones culturales sin dar crédito a las comunidades.

Por su lado, De León Despradel se refirió a su texto sobre el “Blanding: desvistiendo las marcas”, en el que analiza tendencias de las empresas de modificar sus marcas y renunciar a sus elementos visuales para poder lograr uniformidad en cualquier dispositivo o medio de comunicación. Uno de sus enfoques aborda las implicaciones que esto tiene desde el punto de vista del derecho marcario.

También formaron parte del conversatorio tres ponencias proyectadas en vídeos para la audiencia que se congregó en una de las aulas de Funglode. La Dra. Zulay Poggi, resumió su escrito sobre los “Derechos intelectuales de los Pueblos indígenas y Bioprospección. Una discusión sobre la repartición de los beneficios”.

El Dr. Francisco Astudillo Gómez comentó su artículo sobre la la información no divulgada o secretos empresariales, los cuales, por ser bienes intangibles con valor comercial, las empresas desean proteger. Argumenta el autor sobre “la protección que se les da a través de las leyes y tratados internacionales que prevén protección contra el acceso ilícito a esta información”.

Edwin Espinal Hernández reprodujo en su intervención su nueva contribución sobre jurisprudencia, que abarca desde derechos de autor, gestión colectiva, competencia desleal, así como sobre signos distintivos y sobre la competencia del Tribunal Superior Administrativo para conocer de recursos de apelación incoados contra resoluciones del Director General de la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial en ese mismo orden sentencia sobre la no necesidad de agotamiento de fase administrativa previo a fase jurisdiccional.

“Es necesario agradecer la colaboración intensa de nuestro consejo editorial, evaluadores y asesores internacionales por su esfuerzo y dedicación para contribuir con el mejoramiento de nuestra calidad académica”, manifestó Blanco Haché.

La editora de Anudopi introdujo el acto celebrando la próxima publicación de su 6ta edición “para la cual quisimos priorizar nuestra publicación digital”.

Se refirió a la tendencia editorial de producir, con un acceso abierto, en formatos digitales, de manera que los usuarios puedan leer y descargar los contenidos. “La industria editorial está experimentando una transición importante. Connotadas casas editoriales han decidido dejar la impresión en papel y dar acceso ininterrumpido a sus revistas, sentando las bases del futuro de la publicación en la era digital”, expresó.

Al resaltar  la consolidación del Anuario como texto científico, recordó que la publicación está indexada en Dialnet y Latindex

Anuario Dominicano de Propiedad Intelectual (Anudopi)

Es una publicación anual de Funglode especializada en temas relacionados con la propiedad intelectual e industrial. El Anudopi tiene como objetivo difundir las ideas de autores nacionales e internacionales, trabajos de investigación y el análisis de jurisprudencia para ofrecer un panorama teórico y práctico que promueva el estudio de la propiedad intelectual e industrial.

Juristas de gran trayectoria en el ejercicio profesional, en cargos públicos y en las aulas universitarias –como docentes- han colaborado desde los inicios de Anudopi para ofrecer textos sobre la realidad dominicana y global, en todo lo referente a la propiedad intelectual e industrial.

Con Ana Carolina Blanco Haché, como editora, conforman el Consejo Editorial los abogados: Édynson Alarcón, Edwin Espinal Hernández, Gladys Josefina Aquino, Mary Fernández y Marco Herrera. Este último es director ejecutivo de Funglode.

NGO.-

dejar un comentario

Campos marcados con (*) son requeridos.